Un grupo de científicos del Laboratorio de Estudios Encogénicos de la Unidad de Biología de Conservación, perteneciente a la Unidad Académica de Ciencias y Tecnología de la UNAM en el estado de Yucatán, desarrolló dispositivos conocidos como microarreglos, también llamados chips de ADN, que permiten detectar 280 diferentes tipos de patógenos nocivos para el ser humano en el medio ambiente.

Bellezapura

Bellezapura

Este sistema funciona a partir de muestras de ADN que obtiene de muestras de agua, tierra, aire, alimentos o superficies inertes. Utilizan la tecnología conocida como GeneChips creada por la compañía Affymetrix. Puede detectar distintos tipos de microorganismos como virus, bacterias, hongos, microalgas y genes que han sido relacionados con la resistencia a antibióticos en bacterias Gram- negativas y Gram- positivas.

El Independiente

El Independiente

Este tipo de chips son utilizados en la detección de microbios relacionados con enfermedades diarreicas, respiratorias, intoxicaciones, alergias e incluso en enfermedades metabólicas y cáncer, esto último debido a que los de esta tecnología en particular buscan genes especie específicos.

La particularidad que tiene el chip desarrollado por la Unidad Académica de Ciencias y Tecnología es que es específico para patógenos del entorno de la entidad federativa. Se utilizará para analizar muestras ambientales de la zona costera, reservas naturales, lugares recreativos, plantas de tratamiento de agua y ambientes hospitalarios.

UNAM

UNAM

Esta no es la primera ocasión en que científicos de la UNAM desarrollan la tecnología de microarreglos. En 2013, un grupo de investigadores del Instituto de Fisiología celular, dirigido por Jorge Ramírez Salcedo diseñó un sistema conocido como Digital Chip Reader, que permite detectar 28 patógenos en una sola prueba en alimentos o seres vivos.

Principalmente detecta aquellos que causan enfermedades diarreicas, salmonelosis, cólera y tuberculosis. Funciona con un equipo portátil conformado por un lector, una pantalla y un chip con pequeñas cantidades de material genético aisladas.

Por: Gerardo Guillén.