“La mujer es una obra de arte que ilumina los ojos de quien la mira”, aseguran algunos románticos; pero hay una mujer que está dispuesta a llevar esto a cabo de forma literal. Úrsula Goff, una estilista y colorista estadounidense de la localidad Wichita, en Kansas, se ha dado a conocer gracias a la diversidad de colores que ha aplicado en su pelo.

Pero aquí lo interesante, es que para conseguir un efecto arcoíris con matices perfectamente combinados, se inspira en clásicas obras de arte como De sterrennacht de Vincent van Gogh, Der Kuss de Gustav Klimt, Het meisje met de parel de Johannes Vermeer y Nascita di Venere de Sandro Botticelli, entre otras. Su técnica para conseguir esto, es colorear mechón por mechón, pero usando de base las tonalidades de la pintura en cuestión.

Una foto publicada por Ursula Goff (@uggoff) el

Debido a la popularidad de sus trabajos, ha sido cuestionada sobre sus métodos para conseguirlo. Úrsula, que desde niña comenzó a poner en práctica esta profesión, ha asegurado que teñir el cabello es casi igual que pintar un lienzo, se utiliza el mismo tipo de técnicas y teorías para aplicar de color. De igual modo, la demanda de su trabajo ha incrementado.

Una foto publicada por Ursula Goff (@uggoff) el

Además, en su cuenta de Instagram, ha capturado los procesos por los que debe someterse el pelo para lograr los resultados coloridos que últimamente se han puesto de moda. Además de ser un proceso muy tardado (que puede llevar desde 3 horas hasta un día entero) y que requiere de muchos cuidados; la iluminación, los ángulos, la expresión facial, el maquillaje y los filtros cambian por completo la presentación de la fotografía.

Pero no se puede negar lo interesante que resulta su técnica y sus resultados.

Por: Fabiola Rocha