1

Pese a las opiniones encontradas al respecto de que vapear podría ser nocivo a la salud, un estudio reveló el pasado lunes que podría ayudarte a dejar de fumar.

El estudio publicado este lunes, dijo que los adultos que vapean son más propensos a dejar de fumar cigarrillos con esta práctica, que el resto de sus intentos fallidos.

Los investigadores encontraron que los cigarrillos electrónicos también aumentan el riesgo de recaída en algunos exfumadores.

Quizá te interese: 
Vapers Café Alameda, para ese propósito de dejar de fumar

“Este estudio es el primero en señalar que incluso si los fumadores pueden dejar de fumar con la ayuda de cigarrillos electrónicos, todavía necesitan ser controlados por médicos y profesionales de la salud para prevenir una recaída a largo plazo”, dijo Ramchandar Gomajee, autor principal del artículo e investigador del Instituto francés de epidemiología y salud pública Pierre Louis.

Fumadores actuales y a los exfumadores podrían tener afectaciones diversas. A personas adictas al cigarrillo ayudo dejar el hábito y algunos que ya habían dejado de fumar, los acercó de nuevo a este mal hábito. 

La revista médica JAMA Internal Medicine, realizó un estudio de más de 5.000 fumadores diarios durante un promedio de dos años en Francia. Encontró que los fumadores que fumaban usaban menos cigarrillos por día y tenían más de una vez y media de probabilidades de dejar de fumar por completo.

Pero los investigadores también observaron a más de 2.000 exfumadores y encontraron que aquellos que usaban cigarrillos electrónicos tenían más probabilidades de volver a fumar. “Por lo tanto, aunque el uso del [cigarrillo electrónico] puede ayudar a las personas a reducir sus niveles de tabaquismo a corto plazo”, dieron a conocer los investigadores, “no hay pruebas de que sea una ayuda eficaz para dejar de fumar a largo plazo”.

En conclusión, los cigarrillos electrónicos más nuevos pueden reducir el riesgo de recaída

El estudio encontró que el mayor riesgo de recaída desapareció en aquellos que dejaron de fumar más recientemente, lo que según los investigadores podría deberse a una mejor tecnología de cigarrillos electrónicos.

Por ejemplo, el estudio en su conjunto consideró a cualquiera que dejó de fumar a partir de 2010 y descubrió que, en esa muestra, el vapeo aumentaba el riesgo de recaída. Pero cuando los investigadores solo consideraron a las personas que dejaron los cigarrillos a partir de 2013, los exfumadores no tenían más probabilidades de recaer si vapeaban.

Los investigadores señalaron en su estudio que “las mediciones de los niveles de nicotina en plasma han demostrado que, en comparación con los modelos más antiguos de [cigarrillos electrónicos], la nueva generación ofrece niveles más altos de nicotina en el torrente sanguíneo”, lo que puede hacerlos más satisfactorios, por eso es que  las personas recientemente dejaron de fumar y cambiaron a cigarrillos electrónicos, con ello tuvieron menos probabilidades de recaer que las que lo hicieron antes.

De acuerdo a Gregory Conley, presidente de la Asociación Estadounidense de Vapeo, “Antes de los avances tecnológicos realizados alrededor de 2013, los dispositivos de cigarrillos electrónicos eran difíciles de usar y solo eran efectivos para los que dejan de fumar”, lo que nos muestra que “no se parecen en nada a la tecnología actual, por lo que el uso de datos antiguos no es particularmente útil para comprender si los productos de vapeo pueden ayudar a los fumadores hoy a dejar de fumar”.

Quizá te interese: 
¿El estar sentado, es más peligroso que fumar?

Gomajee también señaló que “[las personas] que usan cigarrillos electrónicos aún son adictas a la nicotina”. Si tienen síntomas de abstinencia pero no pueden vapear o si su vapeo no es satisfactorio, entonces “es probable que vuelvan a fumar”, dijo.

De acuerdo a los investigaciones los cigarrillos electrónicos pueden ser una herramienta efectiva para dejar de fumar.

 

 

Por: Lilia Cardona

1