Vicente Leñero fue un premiado periodista mexicano que se desenvolvió como académico, novelista, guionista y dramaturgo.  Es recordado por su trabajo en la redacción de Excélsior, su función como fundador y subdirector de la revista Proceso, así como la publicación de numerosas obras literarias.

Leñero nació en Guadalajara, Jalisco, el 9 de junio de 1933. Su padre lo encaminó como Ingeniero Civil, título que obtuvo en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), aunque su verdadera pasión la encontró en la escritura. Se preparó como periodista en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García.

Entre sus primeros logros literarios, ganó los dos primeros lugares en el Concurso Nacional del Cuento Universitario, evento que le permitió conocer a Juan Rulfo y Juan José Arreola, quienes formaron parte del jurado.

Más tarde y después de obtener una beca en el Centro Mexicano de Escritores (donde Arreola fungió como su tutor) escribió el libro La polvareda y otros cuentos (1959) y La voz adolorida (1961).

 

Quizá te interese:
 Aguas y duchas medicinales en Peñón de los Baños de la CDMX

 

En 1963 escribió Los albañiles, novela casi biográfica en la que expresó su descontento con el ambiente laboral de la construcción, campo en el que trabajó durante un tiempo para complacer a su padre.

Más tarde, Leñero trabajó en el periódico Excélsior como director del suplemento cultural llamado Revista de Revistas.

Fue en este periódico donde conoció a Julio Scherer García, entonces director del diario y quien fue una influencia positiva para desempeñar su carrera como periodista, sin abandonar las letras.

Después de la expulsión de Scherer del diario, debido a conflictos de opresión con el entonces presidente Luis Echeverría, Leñero contribuyó con Scherer para la creación de la revista Proceso. Las entrevistas que realizó en esa publicación obtuvieron difusión internacional.

Leñero falleció el 3 de diciembre de 2014 debido a complicaciones de un enfisema pulmonar. Entre algunos de sus muchos galardones se encuentran el Premio Nacional de Ciencias y Artes de México, que ganó en 2001; la medalla Bellas Artes de México en 2011; y su nombramiento como miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, en 2010.

Por: Daniel Pérez.