1

El VIH ataca a más personas en el mundo conforme pasan los años. Tan sólo en 2018 murieron 770 mil personas a causa de uno de los virus más mortales que ha azotado a la especie humana y el número de fallecimientos cayó en un tercio en comparación con el 2010. 

La ONU advirtió que las investigaciones y esfuerzos contra este terrible virus, están estancados. 

Quizá te interese:
Conoce a los 10 famosos que viven con VIH

Al menos 3 de cada seropositivos en el mundo 23.3 millones de 37.9 millones, reciben tratamientos retrovirales, precisó Onusida en su informe anual.

Las muertes del 2018 son inferiores en cidras a las del 2017 (800 mil) y un tercio menor que la de 2010 (1.2 millones). Y está muy por debajo de la registrada en 2004, cuando el virus mató a 1.7 millones de personas.

El número de nuevas infecciones se mantiene estable respecto de los años precedentes (1.7 millones), aunque Onusida advirtió que en varias regiones del mundo la situación es alarmante.

VIH mata cada vez más personas en el mundo tal es el caso del 2018

En Europa del Este y en el centro de Asia el número de nuevas infecciones se disparó 29% desde 2010. También, el número de fallecimientos aumentó cinco por ciento en esas zonas y nueve por ciento en Oriente Medio y el norte de África.

En el caso de América Latina, la tasa de nuevos contagios creció siete por ciento. Chile es, con 34%, el país de la región donde más aumentaron los casos, seguido por Bolivia (22%), Brasil y Costa Rica (21 por ciento).

Quizá te interese:
Según estudio no hay riesgo de transmisión del VIH al tomar antirretrovirales

Aumentaron en Uruguay (nueve por ciento), Honduras (siete por ciento), Guatemala (seis por ciento) y Argentina (dos por ciento). En México la tasa se mantuvo estable.

Onusida advirtió que el financiamiento para eliminar esta enfermedad está reduciéndose. “Por primera vez desde el 2000, los recursos disponibles para la lucha global contra el sida bajaron”, alertó Gunilla Carlsson, responsable en funciones de Onusida.

Lo Que No Sabias

 

 

Por: Lilia Cardona

1