Ya pasó bastante tiempo desde que internet dejó de ser una sólo herramienta de trabajo para convertirse en un aspecto dominante de nuestra vida diaria. Por supuesto, no gozaría de una posición tan privilegiada de no ser por la facilidad de conexión que proporciona el WiFi.

Gracias a esta tecnología, hasta el refrigerador puede conectarse a internet sin necesidad de llevar un cable de la cocina hasta el modem. Por eso hoy en ActualMX nos tomamos la libertad de enlistar cinco instancias en las que el WiFi lo cambió todo:

El Confidencial

El Confidencial

1.- Puedes ver películas donde sea.

Netflix y otros servicios OTT (Over The Top) son casi magia de por sí, pero ¿qué tal cuando hace tanto frío que quieres quedarte en cama y ver tu serie favorita por debajo de las cobijas? Ahí es donde agradeces que la tablet pueda conectarse a internet sin necesidad de cable alguno. De hecho, de no ser por el WiFi nadie tendría tablets.

YouTube

YouTube

2.- Le añade niveles extra al juego.

El gaming más clavado todavía se encuentra pegado a una computadora llena de cables, pero ¿qué tal cuando conectas el Nintendo 3DS a la red para buscar una reta de Pokémon? No nos vayamos tan lejos, gracias al WiFi podemos descargar todo tipo de juegos en nuestro celular y aplastar a los rivales sin necesidad de acabarse los datos.

Bitrix

Bitrix

3.- Para comunicarse en el trabajo.

Lejos quedaron los días en que había que bajar las escaleras para pasarle un recado a Lupita de la contaduría, ahora es tan simple como usar el chat de la empresa (o hasta Facebook) desde cualquier dispositivo conectado a la red WiFi de la oficina.

Exaccta

Exaccta

4.- Para trabajar en casa.
Si de vez en cuando te llevas la laptop a la mesa para desayunar mientras planeas la chamba del día… bueno, gracias al WiFi es posible hacerlo.

Espiamos

Espiamos

5.- Ahora está en todo.

Ya hablamos un poco de eso pero, ahora que se las cámaras de vigilancia, termostatos, microondas, zapatos y todo tipo de accesorios tienen alguna funcionalidad referente a la red, nada de esto podría ser de no existir la magia (tecnológica) del WiFi.

Por: Daniel Pérez.