Las picaduras de los mosquitos quedarán en el pasado luego de que biólogos descubrieron la solución.

Sucede que investigadores determinaron que el olor de los compuestos ácidos volátiles del sudor de los humanos juega un papel fundamental para los insectos al hacer la elección de sus víctimas.

Biólogos moleculares de EE.UU. descubrieron que los mosquitos detectan el olor del sudor humano al buscar su alimento.

A raíz de ello, una teoría se desarrolló para convertir a la gente en ‘indetectable’ para los insectos, informó EurekAlert.

Aprendamos de los mosquitos

Los mosquitos hembra, fueron conocidos por manejar una gran variedad de informaciones sensoriales al elegir a las personas a las que pican. Ellas detectaban, de acuerdo a lo antes sabido: dióxido de carbono, olor corporal, calor, humedad y señales visuales. Recientemente, el estudio logró dar a conocer el olor de los compuestos ácidos volátiles del sudor humano, son vitales en este proceso.

Quizá te interese:
El televisor de LG que repele mosquitos

 

Este nuevo estudio fue  publicado en la revista Current Biology, pero… ¿Cómo detectan el sudor humano? Un correceptor olfativo conocido como Ir8a, es el culpable de que los mosquitos sepan en dónde nos encontramos, por ello, los investigadores descubrieron que los mosquitos desprovistos de una versión funcional de este gen se sienten menos atraídos por los humanos.

Por supuesto, la ventaja estará basada en que los repelentes de mosquitos sean más eficaces.

«Eliminar la función del Ir8a elimina aproximadamente el 50 % de la actividad de búsqueda de huéspedes», afirmó el autor principal del estudio, Matthew DeGennaro, investigador de neurobiología de mosquitos en la Universidad Internacional de Florida en Miami.

Crear trampas para mosquitos es el principal objetivo

«Se podrían encontrar olores que enmascaren la vía IR8a y mejorar la eficacia de repelentesactuales como el DEET o la picaridina. De esta manera, nuestro descubrimiento puede ayudar a que las personas desaparezcan como posibles huéspedes de los mosquitos», declaró el especialista.

En sentido contrario, la vía Ir8a también podría usarse para fabricar atrayentes diseñados con el objetivo de alejar a los insectos de donde se encuentren las personas e incluso hacerlos entrar en trampas.

 

 

Por: Azenet Folch